22 de septiembre de 2014

¿Salvar el Planeta?

Imposible en el capitalismo

Por Juan Carlos Travela

“Un cambio imposible en el capitalismo” fue la frase con la que el Doctor en Ciencias Políticas, Igor Fuser, me respondió la pregunta que realicé en la “Conferencia abierta sobre: Las elecciones presidenciales en Brasil" el día miércoles 17 de Septiembre de 2014 en la Universidad Nacional de Quilmes.
Sin embargo mi pregunta no hizo referencia a si algún día se nos iba a devolver la plusvalía expropiada a todos los asalariados, o si Europa iba a reconocer la deuda generada por el asalto al continente americano, o ninguna pregunta, para algunos trasnochada, para otros (en mi caso) nunca contestadas, sino más bien mi pregunta tuvo un carácter ecologista. 
Cabe aclarar que estoy totalmente de acuerdo con la respuesta que se me dio, pero yo no dejo de tener esperanza de que algún día alguien me responda algo distinto, quizás algún lector de esta nota pueda hacerlo. Y es por esta esperanza que mantengo viva, que cada vez que tengo la oportunidad de preguntarle a algún académico que escucho hablar sobre el desarrollo, lo hago. A veces exponiéndome a quedar como un ingenuo, y otras veces sacando a la luz un tema bastante incómodo.

-          Saliendo del debate político electoral y coyuntural, ¿existe en el PT (Partido de los Trabajadores), dado que usted mencionó las inversiones realizadas en refinerías de petróleo, conciencia respecto a la necesidad de avanzar en la utilización de energías alternativas a los combustibles fósiles?     
El catedrático sin vasilar, y con toda la razón, me respondió que Brasil está por debajo del consumo medio de combustibles fósiles, y que el plan no es que Brasil consuma más petróleo, sino exportarlo.
Esto nos deja en el mismo problema: no interesa si se consume en Brasil, en Argentina, en China o Estados Unidos, interesa que se reduzca el consumo mundial ya que el planeta parece no aguantarlo demasiado tiempo más.
Además me respondió: Brasil tiene una gran oportunidad, no puede pecar de ingenuo. Esa pregunta es para Alemania, no para Brasil.
Acá se plantea el tema del desarrollo. Es que Alemania es un país desarrollado, competitivo, sin demasiadas deudas sociales, lo que no es el caso de Brasil, o de los países del tercer mundo. Necesitamos desarrollarnos, agrandar la torta y poder repartir entre todos para terminar con el hambre y la indigencia.
Parece algo muy lógico, pero mi pregunta es: ¿Si TODOS los países que tienen deudas sociales tienen que agrandar la torta para poder repartir,  hasta qué punto el planeta puede aguantar este crecimiento industrial?
¿Y si en lugar de agrandar la torta no le pedimos a los gordos que coman un poquito menos y repartan entre los desnutridos? No les pedimos que dejen de comer, sino que coman un poquito menos.
No puede ser el desarrollo industrial viable absolutamente en todos lados, por un límite que pone la naturaleza, pero mucho menos podemos dejar que las rentas del suelo queden en manos de unos pocos privados, porque si no la gente muere de hambre y tenemos que apostar otra vez por el desarrollo industrial.
Parece ser una cuestión circular, pero no lo es, solo que se quiere evitar el tema. Esta problemática, la del medio ambiente, ha sacado a la luz que los modelos económicos que nos han vendido nos limitan a dos cosas: 1) O convivimos con la indigencia, las villas y la miseria social con un modelo basado en las ventajas comparativas (para la Argentina el campo) cuidando los beneficios privados. O 2) intentamos volvernos competitivos y eficientes, volver  a la industrialización, pero evitando que se aviven los demás países subdesarrollados, porque si se avivan van a producir autos, y entre tantos que produzcamos autos (imagínense 50 países nuevos que produzcan en el mundo) el planeta explota, así que no vamos a vivir más.
¿Alternativas?
No, imposible en el capitalismo.
La otra que queda, para no vivir con indigencia o no suicidarnos (optar por el desarrollo industrial continuo), sería terminar con la anarquía económica. Poner límites a la producción, límites al consumo, tener una economía planificada. Que se regulen los consumos energéticos, y que la producción no se base en principios de mercado sino en principios humanos. Al fin y en cuenta el mercado funciona en base a como se lo regula.
Lástima que para la sociedad la libertad  significa poder elegir cuántos miles de toneladas producir, cuántas divisas comprar,  cuántas veces cambiar el auto, y no entiende que la libertad es otra cosa. Es disponer del tiempo para intentar ser feliz, realizarse como ser humano, estar con los seres queridos. Ser libre es despojarse de la necesidad del consumo infinito.
Luego de decirme que mi pregunta corresponde a Alemania, Igor Fuser dijo otra gran verdad: “Existe una gran hipocresía respecto a la cuestión ambiental en el mundo, por más nobles que sean las metas de las fundaciones del norte”.
Acá se refiere a las fundaciones ambientalistas, un grupo de personas que parecen no entender que el problema ambiental es sistémico. Por más concientización respecto al cuidado de la energía, si los Estados no regulan a las empresas, estas nunca van a respetar el ambiente. El objetivo de la empresa es maximizar sus beneficios, es decir que la diferencia entre ingresos y costos sea lo más alta posible, por ese motivo nunca van a optar por métodos de producción que eleven sus costos, al menos nunca lo harían las empresas que son “agentes racionales”. Salvo, que para poder producir estén obligados a hacerlo.
¿Pero obligar? No, Nosotros, los liberales, nunca obligaríamos. Antes que se termine el mundo.
La pregunta que realicé no era un ataque a Dilma, ni era con la intención de introducirme en el debate electoral brasileño, solo quería saber si en Brasil la discusión había avanzado un poco más que acá. Pero no, la urgencia por el hambre nos lleva a querer desarrollarnos atentando contra el medioambiente sin entender que no es cuestión de agrandar la torta sino repartir la que tenemos.  Pero para eso hay que hacer lo siguiente: Primero lograr que entiendan eso los desarrollistas, y segundo lograr que los terratenientes acepten repartir las ganancias, provenientes y generadas por el planeta, entre todos. Si, una cosa de locos.  

22 de julio de 2014

La verdadera causa de la imposibilidad de comprar una vivienda

Por Juan Carlos Travela.

-          ¿Comunista?
-          No, a esta altura creo que solamente buen tipo, nada más…
Quejarme de no poder acceder nunca a una vivienda propia y ser inquilino toda mi vida no me parece de comunista, me parece estar defendiendo algo obvio. Somos millones en todas las grandes ciudades del mundo que no podemos acceder a una vivienda.
-          Pero hombre! Con la esperanza de vida cada vez mayor, el crecimiento demográfico, es obvio que lo normal es que nos tengamos que mover cada vez más hacia la periferia, ¿Por qué buscar problemas donde no lo hay?…
-          No Manolo, mejor analicemos estos datos:

v  En España el número de viviendas en alquiler ha crecido más de un 50% en la última década.
v  En Suiza el 56% de las viviendas son alquiladas, mientras que en Alemania hablamos del 46.8%, en Austria 42.6% y en Francia del 38.0%.
v  En las principales ciudades de América Latina los hogares alquilados alcanzan hasta un 40% según datos del BID para el 2013
v  En Argentina el precio del metro cuadrado es el más alto de la historia, lo mismo que la relación m2/salario, la cantidad de propietarios desciende y el número de inquilinos es cada vez mayor. Aun así, en el 2012 en Argentina existían 2,5 millones de viviendas deshabitadas
v  En México casi 5 millones de casas están deshabitadas
v  En España se pasó de 180.000 viviendas vacías en 1950 a más de 3 millones en la actualidad.
v  El crecimiento demográfico promedio mundial es de 1,2 anual en los últimos 10 años.

Está claro que en el mundo es cada vez más difícil acceder a una vivienda propia, y que cada vez son más personas que no tienen otra alternativa que alquilar de por vida. Tranquilos, no digo  que sea malo, no estoy haciendo un juicio de valor, pero si me gustaría intentar acércame a los motivos, más que nada porque escucho voces que dicen que este problema en la ciudad es a causa de las políticas de Macri y otros dicen que esto es culpa de Fernandez de Kirchner. Yo creo que esto no es culpa de los gobiernos actuales, es algo mucho más grave.

El principal motivo de que esto suceda es que las casas y departamentos, es decir las viviendas, se han convertido no solo en hogares sino también en inversiones especulativas y formas de resguardar valor. Un gran exportador liquida sus exportaciones, y compra departamentos, edificios enteros, o personas que ofrecen servicios y obtienen ganancias extraordinarias comprar departamentos, o edificios enteros, algunos hasta islas.
Muchas de estas casas se ponen en alquiler, pero muchas quedan vacías. Ese fue el motivo por el cual destaque esos datos al inicio de este pequeño artículo.

Hasta aquí pareciera que no hay nada de malo, una persona gana lícitamente dinero y quiere resguardarse contra la inflación por ejemplo. O quiere vivir sin trabajar, pero no de planes sociales sino de rentas, pero vivir sin trabajar al fin.
El problema está en que estas personas que compran y dejan vacías las viviendas no las compran en la Antártida o en el desierto de Arizona, claramente y siguiendo su instinto de agentes racionales las compran en las grandes metrópolis, llevando su precio a la alza. ¿Por qué? Aumenta la demanda y su suben sus precios, y además no las ofrecen en alquiler lo que disminuye la oferta y suben aún más los precios de los alquileres.

¿Quiénes son los perjudicados? Las grandes mayorías, la clase media, lo que no contamos con ganancias extraordinarias

El déficit habitacional es creciente, la acumulación del capital es creciente, la desigualdad es creciente, y por sobre todo la incompatibilidad del sistema capitalista tal cual lo conocemos con una sociedad en armonía y en paz.

¿Soluciones, propuestas, a dónde quiero llegar con esto?
El Estado debe fuertemente planificar y limitar la acumulación de viviendas y se debe minimizar el uso de viviendas con fines lucrativos.
¿Con este tipo de medidas se atenta contra la libertad? ¿Una persona que ha trabajado y ahorrado debe tener la posibilidad de comprar lo que quiera?
Bueno, habría que empezar a discutir que entendemos por libertad, yo solo voy a citar a Fernando Iglesias:

“el neoliberalismo rebajó una de las tradiciones políticas progresistas de la modernidad a las teorías neoliberalistas que ven en el estado democrático una amenaza a los intereses económicos de los poderosos, que sostienen como una política posible el laissez – faire, que postulan al mercado como supremo territorio de realización de las potencialidades humanas, que reducen la libertad a la libertad económica y la ciudadanía democrática a los derechos del consumidor”
(Iglesias, 2007)

Uno debería poder comprar lo quiera siempre y cuando no perjudique a la sociedad en su conjunto. Hay bienes que son críticos y deben ser fuertemente regulados, uno de ellos es la vivienda.

Como se ha intentado explicar, esto no es un problema coyuntural de un gobierno u otro, este es el funcionamiento normal del sistema, que si no cambiamos, actualizamos, modificamos, o lo que más guste, seguirá siendo de la misma manera.
Se puede cambiar o no, todo depende de cuál es la sociedad que queramos, y que entendemos por justo. Si la regulación nos pesa tenemos que pensar que es lo que queremos, si una sociedad que busca la armonía y la paz, o una sociedad “libre económicamente” sin planficación o regulación, pero claro está, imposible pareciera alcanzar las dos cosas juntas.

-          ¿Y Manolito? ¿Seguís creyendo que el motivo del alza de precios de los alquileres y/o departamentos es el simple crecimiento demográfico interanual de 1.2%?



Juan Carlos Travela
juancarlostravela@hotmail.com
@JuanCTravela


-          Referencias Bibliográficas:

-          Iglesias, Fernando. Kirchner y Yo, Sudamericana, 2007.

-          Censos de Población y Viviendas 2011, Instituto Nacional de Estadísticas, España. 2013
[En Línea] 20 – 7 – 2014 < http://www.ine.es/prensa/np824.pdf >

-          España es el noveno país de Europa con mayor porcentaje de viviendas en propiedad, El Idealista.Com [En Línea] 20 – 7 – 2014 <http://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2013/01/10/563541-espana-es-el-noveno-pais-de-europa-con-mayor-porcentaje-de-viviendas-en-propiedad>

-          Vercher, Vicent. “alquilando nadie tira el dinero: ni el inquilino, ni el inversor, ni la administración”, El Idealista.Com, 2012.

-          “Se busca vivienda en alquiler”, Banco Interamericano de Desarrollo.
[En Línea] 20 – 7 – 2014

-          Canosa, Tomas. “Sin acceso al crédito, hay más inquilinos y menos propietarios”, Clarín, 2012.  [En Línea] 20 – 7 – 2014

-          “Según datos del censo 2010 están desocupadas casi 5 millones de viviendas en México”, Habitat International Coalition, 2011.
[En Línea] 20 – 7 – 2014

-          Vinuesa, Julio. “EL FENÓMENO DE LAS VIVIENDAS DESOCUPADAS”, Universidad Autónoma de Madrid.
[En Línea] 20 – 7 – 2014

-          Alonso Rodriguez, Raquel. “Infrautilización del parque de viviendas en España: aparición de viviendas vacías y secundarias”, Universidad Politécnica de Madrid, 2004.
[En Línea] 20 – 7 – 2014

-          “Crecimiento de la población (% anual)”, Datos del Banco Mundial.
[En Línea] 20 – 7 – 2014